Cómo enfocarse en una sola maldita cosa

Cómo enfocarse en una sola maldita cosa

En general, existe un sinnúmero de consejos vía internet sobre cómo ser más productivo. El libro en ingles Hyperfocus: Cómo administrar su atención en un mundo de distracción, escrito por el experto en productividad Chris Bailey, es un libro que contiene una serie de hechos, de suma importancia.

Bailey dice que las compañías tecnológicas realmente le interesa que dejes de hacer lo más importante y que pases mas tiempo en cualquier aplicación o sitio web tonto mientras ellos cobran enormes sumas de dinero por ese tiempo perdido, por lo tanto nuestros cerebros son constantemente sobreestimulados. Prestar atención a las redes sociales representa la era del dinero una era en la que tu atención es sustancialmente clave . Al aprender a vivir con más aburrimiento, argumenta Bailey, es más fácil sentirse presente en todos los aspectos de nuestras vidas: que pensamos que no son importantes como el trabajo, relaciones y cualquier otra cosa que desee hacer con su tiempo sin mirar historias de Instagram.

Cuando nos enfocamos, nos permite lograr todo lo que queremos hacer en un período de tiempo menor, por lo que tenemos más tiempo para lo que realmente es significativo para nosotros. Al poder centrarnos en las cosas, vemos más significado en ellas. Experimentamos las cosas con mayor profundidad. 

Usando algunos terminos el Hyperfocus es el modo más productivo de nuestra mente y scatterfocus es el modo más creativo de nuestra mente. El hiperfocus es cuando una tarea ocupa toda nuestra atención y el foco de dispersión es cuando deliberadamente dejamos que nuestra mente divague. Cuando nuestras mentes divagan, en realidad pensamos en el futuro el 48 por ciento del tiempo, lo que nos permite pensar en qué pasamos nuestro tiempo. Estamos conectados para distraernos debido a ese hecho, no deberíamos ser duros con nosotros mismos deberíamos de ser amables con nosotros mismos, porque no es nuestra culpa es que nuestra mente esta disenada para perder el tiempo divagando .

Existe un mecanismo incrustado en la corteza prefrontal de nuestra mente llamado sesgo de novedad, por el cual, por cada cosa nueva y novedosa a la que dirigimos nuestra atención, nuestra mente nos recompensa con un golpe de dopamina, el mismo químico que se libera cuando comemos una pizza o haces el amor. Es algo increíble pero cada 40 segundos, cambiamos a hacer otra cosa porque el mundo que nos rodea es muy estimulante. Nos levantamos por la mañana y vemos Instagram por unos instantes luego recibimos un golpe de dopamina, porque Instagram es nuevo y novedoso. Saltamos al correo electrónico 40 segundos después y recibimos otro golpe. Luego Facebook, luego Twitter etc…

La evolución nos recompensó por centrarnos en lo que es nuevo y novedoso en nuestro entorno, porque en lugar de concentrarse demasiado en encender un fuego, notamos el susurro de los árboles a nuestro lado. Nos enfrentamos a esa amenaza, que tal vez era un tigre con dientes de sable.Si hay una gran idea errónea sobre el enfoque, es que el problema es la distracción. El problema es que nuestras mentes están sobreestimuladas. Hay tanta dopamina circulando por nuestras mentes, y queremos mantener ese equilibrio. Intentamos constantemente alimentar nuestra mente con nuevos golpes de distracción cuando realmente deberíamos estar bajando la sobreestimulación de nuestra mente. Ahí es cuando crece nuestra capacidad de atención.

Animo a las personas, durante un período de dos semanas, a que hagan sus mentes menos simuladas. Elimine las aplicaciones innecesarias de redes sociales en su teléfono. Descargue un bloqueador de distracciones para su computadora. Coloque su teléfono en otra habitación mientras trabaja, si es posible.  Te sentirás inquieto. Pero del otro lado de la inquietud está el foco. No tiene que hacer esto para siempre, pero pruébelo durante dos semanas. Observe cuántos pensamientos tiene sobre el futuro, porque su mente tiene la posibilidad de vagar un poco más.

Las compañías de redes sociales son tan buenas para predecir nuestro comportamiento y lo que queremos hacer con nuestro tiempo, y nos presentan lo más profético en ese momento. Creo que hay un punto en el que comenzamos a perder el control de nuestros comportamientos, especialmente cuando secuestran los mecanismos de nuestra mente y satisfacen nuestro deseo básico de novedad, placer y amenaza.

Como sociedad, debemos estar muy preocupados, porque compañías como Google, Facebook y Twitter están haciendo dinero con el hecho de que perdemos el control de nuestro comportamiento cuando usamos sus aplicaciones. Nuestra atención es de ellos.

La distinción que haría es entre ser intencional y no intencionalmente improductivo. Creo que es una de las mejores cosas del mundo ser improductivo. No siempre trabajas todo el tiempo. Creo que somos perfectamente productivos cuando logramos lo que pretendemos hacer. Una intención para un día podría ser escribir 2,000 palabras. Y si lo logramos, somos perfectamente productivos. Una intención para un día también podría ser ver cinco episodios en Netflix y simplemente relajarse con algunos amigos. Si lo logramos, diría que también somos perfectamente productivos.

Creo que irónicamente no es una de las mejores formas de ser productivo, porque cuando no haces nada, descansas. Te recargas. Piensas en tu futuro. Pensamos en nuestras metas 14 veces más a menudo cuando nuestra mente está en reposo y no hace nada versus cuando estamos enfocados en algo.

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
*